Un #BF con mucha magia

Un viaje no son las fotos que se hacen, los regalos que se compran, ni los paisajes que se visitan, un viaje es, más que nada, la gente que se conoce en el camino. Éste el lema de Magia en el Camino, nuestro #BF de esta semana. Cambiaron por completo sus vidas para enviarnos su magia a través de sus viajes.

Magia en el Camino es blog de viajesLa idea de abrir un blog vino a raíz de la decisión de cambiar de vida. Dino y Aldana querían colgarse la mochila al hombro y comenzar a cumplir el sueño de intentar cambiar el mundo a su manera. El blog comenzó como plataforma para estar en contacto con los familiares y amigos y después ha pasado a ser una bitácora a la que recurrir cuando uno quiere planificar un viaje.

Para ellos, todos los destinos tienen algo mágico pero si tienen que decidirse por alguno destacarían tres: Mozambique, sobre todo el sector norte del país en el que hicieron magia para los chicos que se cruzaban en la calle; el lago Baikal y su isla Olkhon; Rusia, cuando estuvieron en un paisaje paradisíaco donde Dino festejó sus 40 años haciendo magia para personas de todo el mundo; y los pueblos tibetanos, en el oeste de China, donde se enamoraron de  los paisajes nevados, los templos con sus ruedas de oración y las banderas de colores expuestas al viento.

A la gente que se encuentran en el camino suele gustarle mucho su proyecto y su decisión de cambio de vida. Evidentemente, cuando en su día contaron a sus familias la decisión de dejarlo todo y tomar las riendas de sus vidas tal y como habían soñado, les trataron de locos y de héroes. Lo primero por atreverse a dejar su «zona de confort» y arriesgar y por otro lado, héroes por haber tenido valor para hacer lo que muchos no se atreven aunque lo deseen.Dino se dedica a la magia en mientras recorre con Aldana el mundo

En su sección de “sabores del mundo” nos cuentan todos los diferentes tipos de comidas que van disfrutando en su periplo por el mundo. Y cuando les preguntamos sobre qué sabor le trasporta a casa, nos confiesan que el olor a asado cuando vas paseando por las calles argentinas es lo que les recuerda el «sabor de casa». No obstante, tampoco sienten una gran morriña, ya que tienen la oportunidad de conocer otros platos del mundo.

Cuando le preguntamos de dónde sacan el tiempo para actualizar el blog, nos confiesan que ni ellos mismos lo saben. Reconocen que les gustaría dedicarle aun más tiempo, pero que ellos no viven del blog, les abre puerta y es su carta de presentación, pero realmente tienen que hacer más cosas. Esto es, Dino que dejó la ingeniería de sistemas se dedica a hacer magia y Aldana realiza trabajos de periodismo y edición de manera freelance, venden fotografías y ahora están escribiendo su primer libro.

En su viaje en Mozambique

«Si bien no nos sobra dinero para nada ‘extra’ tampoco nos falta para comer. Nos acostumbramos a vivir con menos. «Estos trabajos nos permiten movernos sin necesidad de estar en un lugar fijo, por eso podemos viajar en cualquier momento y trabajar desde cualquier lugar. Algunos llaman a quienes tienen este estilo de vida: nómadas digitales.»

Tienen muchos sueños por delante, el próximo el de editar y vender el primer libro de Magia en el Camino de forma independiente y hacer el primer viaje de tres (acaban de tener a su primer hijo). La idea que tienen es coger el coche por Argentina y después de hacer la presentación del lubro y el proyecto educativo y mágico por las escuelas, continuar con sus viajes largos.  ¿Próximos destinos? Japón, volver a África, la península ibérica, conocer Europa del Este, hacer la ruta de la seda…

Uno de los consejos que que leyeron y que les gustó es que cuando uno más liviano viaja, más se puede mover. Creen que no solo es aplicable a los “objetos” o peso de la mochila, sino también a cuestiones inmateriales, como los prejuicios.

Y un consejo que nos da ellos es que hay que saber adaptarse a las distintas circunstancias que se presenten en el camino. Ante un mismo hecho uno puede tomar dos caminos: quejarse y amargarse o adaptarse y buscarle el lado positivo a lo que  pasó. Siempre es mejor optar por la segunda opción.

Y que cuando uno viaja es bueno ser permeable, dejarse influenciar, que los sentidos estén abiertos para absorber la realidad que vemos. Así, nos quedaran surcos en el cerebro.

Nosotros lo que os deseamos es que continuéis dando esos toques de Magia por el mundo, con su proyecto educativo y con su concepto de entender la vida.