Un día conociendo Montevideo

 

Dos grandes capitales custodian el Río de la Plata: Buenos Aires y Montevideo. Esta última, eclipsada en ocasiones por la fama y renombre de su prima hermana argentina, es sin embargo una ciudad llena de encanto y atractivos que todo aquel que se anime a hacer escala en ella tendrá ocasión de descubrir.

No hace falta demasiado tiempo. Si nos conformamos con conocer los lugares más emblemáticos y antes de hacer excursiones por sus alrededores preferimos empaparnos de la entrañable cultura y costumbres uruguayas, un sencillo paseo por el centro bastará para no sólo para quedar satisfechos, sino para enamorarnos de ella.

Recorrido de un día por Montevideo

Tras desembarcar, haz uso del transporte público y desplázate hasta la Avenida 18 de Julio: empieza tu paseo en la calle más bulliciosa de Montevideo mezclándote entre personas de todas las edades camino a sus casas, a la escuela o al trabajo, siempre con su termo bajo el brazo. ¡En ningún lugar del mundo se consume tanto mate como en Uruguay!

Tras una breve parada en la Plaza de la Independencia, hermosa en su romántica decadencia y presidida la estatua de José Gervasio Artigas, atraviesa la Puerta de la Ciudadela para adentrarte en el corazón de la Ciudad Vieja.

El Cabildo, el Teatro Solis, la Iglesia Matriz… el casco antiguo de Montevideo es hoy un ecléctico conjunto de edificios coloniales, de los primeros años de la Independencia y también modernos, que disfrutarás mucho más si en el camino te detienes en alguna de sus terrazas para beber una Pilsen bien fría.

Llegada la hora de comer es el momento de entrarle al plato fuerte de Montevideo: el Mercado del Puerto, un antiguo mercado en el que hoy se han instalado los mejores restaurantes donde probar el plato más típico de Uruguay: el asado. ¡No puedes irte sin probarlo!

Y como después de semejante banquete el cuerpo no está para muchos trotes, te proponemos visitar el imperdible Museo del Carnaval para después bajar la comida con un tranquilo paseo por la famosa Rambla de Montevideo: más de 30 kilómetros de paseo junto al mar que pondrán el broche final a una jornada inolvidable.

Ya lo sabes: si estás planeando un crucero por Sudamérica, no lo dudes y haz escala en Montevideo. Te sorprenderá.