Un Día de Andalucía con sus patios

Luz y color en espacios tradicionales

¿Qué hay más andaluz que un patio? Pues precisamente a esos espacios tan propios, con tanta tradición y tan pintorescos queremos dedicar este 28 de febrero, día de Andalucía en el blog de Halconviajes.
Andalucía Halconviajes.com

Foto: Panoramio/ Angel Madrileño

Cuando imaginamos un patio andaluz es imposible no acordarse de Córdoba, que ha hecho de ellos su seña de identidad. El Festival de Patios Populares Cordobeses que se celebra la segunda o tercera semana de mayo desde los años 30. Desde grandes patios en pequeñas casas de construcción típica hasta grandes jardines de edificios históricos, Córdoba merece ser vista en primavera. Sus paredes blancas jalonadas con bellas plantas y arquerías lo definen. Las rejas y puertas de forja son otro elemento importante en su decoración, así como las columnas. En el festival, que este año se celebra desde el 4 al 15 de mayo, participan cerca de 50 patios y en la calle San Basilio se celebra una verbena. ¿Te apetece conocer la cuidad en esta época? Te animamos a reservar hotel en Córdoba para una escapada primaveral.

Andalucia Halconviajes.com

Fachada con geranios. Foto: fotocommunity

Si quieres conocer más detalles de este arte, sigue leyendo porque te contamos los secretos de esta tradición. Para empezar hay que saber que el origen de estos patios es puramente oriental y árabe. Inspirados en las grandes casas de la nobleza que eran un muestrario de vida y abundancia: pozos de agua, fuentes y acequias que riegan todo tipo de plantas, muchas de ellas aromáticas y frutales como los tradicionales naranjos. La máxima expresión en la península de ello la encontramos de nuevo en Andalucía, concretamente en la ciudad de Granada, capital del reino Andalusí durante siglos. Los jardines de la Alhambra y en concreto el patio de los Leones. Otras estupendas muestras de estos patios en los que se inspiran los de la arquitectura de las casas más comunes son el Califal de Córdoba y los Reales Alcázares de Sevilla.

Estos patios no tienen sólo un origen simbólico. Aportan una luminosidad importante a las casas y son un espacio en el que llevar a cabo varios quehaceres tradicionales y un lugar de descanso, recreo y reunión.

Andalucía Halconviajes.com

Patio con fuente. Foto: Hurrem Larbi

Esa estructura y decoración se imitó en casas más humildes quedando como normal general en la construcción. Un patio, generalmente cuadrado, rodeado de una arcada sobre la que se sostiene el balcón con la balaustrada. En el centro, una fuente o un pequeño espacio para un árbol frutal que suele ser un naranjo o un limonero. Los azulejos con motivos geométricos y florales son otro elemento muy reconocible en estos patios, a los que hay que añadir las barandillas y las puertas de hierro y forja.

Además de su arquitectura, una de las cosas que más se valora en estos patios es la diversidad de plantas que hay en ellos. Los geranios son siempre imprescindibles, pero también abundan pensamientos, azaleas, rosas, azahar, buganvillas, jazmín… que producen un olor embriagador.

Tanto gustan los patios andaluces que son uno de los atractivos también para los que vienen de fuera de España. Tanto es así, que se ha decidido exportar: Sevilla regaló a la ciudad de Buenos Aires un patio Andaluz. Sí, un curioso regalo, que se ubica en el Parque del Rosedal.

Buenos Aires Halconviajes.com

Patio Andaluz del Rosedal en Buenos Aires. Foto: Panoramio

Artículos relacionados