Un día en Santillana del Mar y las Cuevas de Altamira

blogshalcon-vacaciones-santillana-altamira

Cantabria es una comunidad que ofrece un sinfín de opciones de ocio para todos los gustos. Entre todas ellas, hoy destacamos la visita a Santillana del Mar y las Cuevas de Altamira: dos grandes joyas que podéis ver en el mismo día si en vuestras próximas vacaciones os animáis a descubrir esta tierra llena de tesoros.

Situado a aproximadamente 30 kilómetros de Santander, Santillana del  Mar es uno de esos pequeños pueblos que podemos catalogar, sin temor a equivocarnos, como uno de los más bonitos de España (¡aunque se trate de una lista reñida!). Y es que su casco antiguo, de calles empedradas y cerradas al tráfico de vehículos de motor, da forma a un escenario de cuento en el que resulta sencillo trasladarse a la Edad Media…en el sentido más literal del término. Sí, literalmente, ya que el imprescindible paseo entre sus casitas, palacios y torres puede ser rematado con una visita al Museo de la Tortura, donde se expone una asombrosa colección de instrumentos de la Inquisición originales traídos de todo Europa.

Pero si el tema os resulta un tanto grotesco, no os preocupéis porque no necesitáis entrar en él para sentiros como en un museo. El propio pueblo está plagado de bienes y monumentos de interés cultural, como el Palacio de Mijares, o la Colegiata de Santa Juliana: uno de los templos románicos más representativos y bien conservados del norte de España, cuyo claustro no podéis dejar de visitar.

No es necesario mucho más para disfrutar de una estupenda jornada en Santillana, uno de esos municipios que enamoran a simple vista donde os costará resistir la tentación de comprar algunos de los productos típicos de Cantabria, como los sobaos y las quesadas, que se venden en sus numerosas tiendas de especialidades y artesanías. Asimismo, opciones de alojamiento tenéis para todos los gustos y presupuestos, y aunque sean muchos los que optan por ir solo a pasar el día, os aseguramos que quedaros a dormir allí y disfrutar de un paseo nocturno por sus calles semi iluminadas es una experiencia realmente romántica.

Otro de los grandes motivos que hacen de Santillana del Mar un importante foco de atención turística es que a apenas dos kilómetros de su centro urbano se encuentran las famosas Cuevas de Altamira: una de las cavidades con pinturas rupestres más importantes del mundo, que aunque en la actualidad no está abierto al público, cuenta con un magnífico museo cuya visita se completa con la entrada a una Neocueva que recrea fielmente el aspecto de las originales. ¡Imprescindible!