Un tren hacia las nubes

Un recorrido por los mejores paisajes del noroeste argentino

Los grandes viajes en tren son cada vez menos habituales. Pero los hay que son únicos, insustituibles para disfrutar de ciertos paisajes del mundo. Es lo que sucede con el Tren a las Nubes en Argentina.

Tren nubes Argentina Halconviajes.com

Viaducto de La Polvorilla. Foto: Flickr/ anijdam

El recorrido de esta máquina, creación del ingeniero estadounidense Richard Maury, comienza en la estación General Belgarno, en la localidad de Salto a 1.187 metros sobre el nivel del mar. La obra llama la atención porque no utiliza un sistema dentado de ruedas para ascender los desniveles, si no que al contrario que otros, las vías tienen una peculiar forma de zigzag y espiral.

El sistema le permite ascender hasta 4200 metros, en un total de 434 km de ida y vuelta. Durante el recorrido, se disfruta de los paisajes de la puna y los valles, paisaje desértico y selvático en 16 horas de trayecto, en el que se pasa por 29 puentes, 21 túneles, 13 viaductos, 2 rulos y 2 zigzags bastante emocionantes.

El recorrido comienza a las 7 de la mañana y finaliza a las 12 de la noche aproximadamente. Se hacen dos paradas, la primera de ellas en la estación de San Antonio de los Cobres, y la segunda, en el viaducto La Polvorilla, no apto para quienes sufren vértigo. En algunas ocasiones, las nubes se pueden ver justo debajo del tren, cuando llega a alturas considerables, y de ahí su evocador nombre.

Disfrutar del recorrido que hacen estos vagones blancos, amarillos y naranjas puede salir por unos 140 dólares en temporada alta. El servicio del tren se encargará de que durante el trayecto también disfrutes, aunque no estés mirando por la ventana para contemplar el paisaje.