¿Un viaje largo? Evita el Jet lag

asientos avion

Los síntomas del Jet lag son de lo más temido por los viajeros. Después de un largo viaje en avión, el cuerpo se resiente a causa de un desajuste de lo que conocemos como reloj biológico, ese mecanismo que establece los periodos de sueño y vigilia. El malestar general, el cansancio, la fatiga, insomnio de noche, somnolencia de día y malestar estomacal son los síntomas más característicos de este trastorno. Para evitarlo entran en juego varios factores:

El sueño, factor principalEs importante variar las costumbres horarias algunos días antes, ir retrasando o adelantando la hora de irse a dormir, según la franja horaria de nuestro destino. Una vez en el avión y para no perder horas de sueño conviene dormir a bordo si cuando el vuelo aterrice es de noche y al contrario, mantenerse despierto si es de día cuando lleguemos.

Hidratación. Beber agua es fundamental, el cuerpo ha de estar hidratado. Por el contrario hay que evitar la cafeína y sobre todo el consumo de alcohol. Mojarse la cara también es una buena idea para mantenerse despierto y despejado.

Alimentación. A pesar de lo que pueda parecer, los alimentos que tomamos también pueden afectar a los pasajeros de vuelos largos. A pesar de que hay estudios que afirman que el ayuno evita el jetlag, está comprobado que los efectos son menores si la comida se ingiere en poca cantidad y con más frecuencia. Las frutas y verduras frescas son muy recomendables.

Qué llevar en el vuelo. Si vas a dormir, conviene que lleves un equipaje de mano con todo lo que vas a necesitar: tapones para los oídos, almohada de viaje, antifaz o gafas de sol… Otro aspecto fundamental es la ropa. No ha de apretar la cintura, y conviene llevar algo que abrigue por si acaso, pero no en exceso. El calzado también ha de ser cómodo.

Hay que moverse. Conviene hacer estiramientos cada hora u hora y media, al menos. El cuello, los brazos y las piernas se tienen que mover, estirar y contraer. Evitar cruzar las piernas y dar un paseo por el avión son opciones para favorecer la circulación,

Sobre todo… relax. Pueden ayudar a relajarte unos simples ejercicios de respiración. Un estado de ánimo tranquilo y sosegado que huya de las preocupaciones y los nervios es fundamental. Recuerda que en la mayoría de las ocasiones viajamos para disfrutar.

C. González