Valldemossa, bello testimonio medieval en Mallorca

Valldemossa es un pueblo encantador, un rincón imprescindible en Mallorca que te lleva al pasado, concretamente, hasta la Edad Media. Con sus callejuelas empedradas y estrechas y sus coloridas flores, encanta a todos aquellos que la visitan. Su carácter medieval le ha convertido en un gran referente a nivel turístico y cultural. Además, tiene muchos atractivos que vale la pena conocer. Vamos a Valldemossa para trasladarnos hasta la Edad Media.

 

[tg_divider style=»dotted»]

Un poco de historia de Valldemossa

Valldemossa en Mallorca

Valldemossa – holbox

Para entender los inicios de esta villa hay que saber el origen de su nombre. El topónimo viene de la época de la dominación islámica y significa “Valle de Mussa”. Mussa era el nombre del noble árabe que se instaló en lo que que era una pequeña comunidad rural que existía en estas tierras. Esta alquería estaba ubicada sobre la cima de un montículo, lo que es hoy Valldemossa.

Cuando tuvo lugar la reconquista de Mallorca, en 1229, el rey Jaime I de Aragón ordenó construir diferentes edificios. Luego Jaime II eligió Valldemossa como residencia de verano y mandó levantar el Palacio de Pujol (Palau del Pujol). Más adelante, en el año 1399, se fundó la Real Cartuja, la cual pasó a manos de los monjes, quienes dedicaron la edificación a la vida religiosa.

[tg_divider style=»dotted»]

Valldemossa en Mallorca

Valldemossa – Sean Pavone

Ilustres visitantes

Valldemossa es muy famoso por las personalidades ilustres que vivieron en ella. Aquí nació Catalina Thomas, quien fue considerada santa a su muerte. También sirvió de lugar de cautiverio al ilustrado Gaspar Melchor de Jovellanos, ministro del rey Carlos III.

En 1838 llegaron Frédéric Chopin y su pareja, Aurore Dupin (escritora bajo el pseudónimo de George Sand). Ambos residieron en la Cartuja durante unos meses de aquel invierno. De su experiencia nació Un invierno en Mallorca, escrito por George Sand, y Chopin compuso sus Preludios Op. 28.

El archiduque Luis Salvador de Austria, considerado como precursor del turismo balear, también hizo vida en la villa. Otros huéspedes ilustres de la Cartuja son Rubén Darío, Jorge Luis Borges, Azorín, Santiago Rusiñol y Unamuno, entre otros.

[tg_divider style=»dotted»]

Qué ver en Valldemossa

Real Cartuja de Valldemossa

Real Cartuja – Anna Lurye

1. La Real Cartuja

De acuerdo a la historia anterior, podemos señalar que la Real Cartuja es una de las grandes atracciones turísticas del pueblo. La «Cartoixa de Valldemossa» es un palacio que fue residencia del rey Sancho, hijo de Jaime II, con el fin de encontrar alivio de su asma.

La Real Cartuja contiene un claustro, la iglesia, botica, varias celdas, el museo municipal y el Palacio del Rey Sancho. En las celdas se guardan documentos, libros y mobiliario relacionados con la Orden de San Bruno. El museo exhibe el legado de los cartujos y su botica alberga antiguos preparados medicinales, en una colección de 135 botes de cerámica catalana de la época.

La Cartuja cuenta con bellos jardines, ideales para dar un paseo. En ocasiones sirven de galería, donde artistas y escultores exponen sus trabajos. También se puede ver la Celda de Chopin, el lugar donde residió, formado por tres habitaciones y un jardín donde, entre otras cosas, conserva un piano utilizado por el artista.

[tg_divider style=»dotted»]

Valldemossa en Mallorca

Valldemossa – Rolf E. Staerk

2. Casco Histórico

Valldemossa está declarada como Conjunto Histórico-Artístico y su casco antiguo es referencia de ello. Sus calles empedradas, adornadas con macetas de geranios, azulejos y detalles de la arquitectura popular, te hace viajar en el tiempo hasta la Edad Media.

Sin embargo, es posible conseguir todo de la época actual, como tiendas, boutiques, todo tipo de cafés, bares y restaurantes.

[tg_divider style=»dotted»]

Valldemossa

Valldemossa – Volker Rauch

3. Casa de Catalina Thomas

La casa de Catalina Thomas se encuentra detrás de la iglesia parroquial de San Bartolomé. Esta beata se hizo famosa por sus visiones y “encuentros” con el demonio. Fue canonizada en 1930 y es objeto de una gran devoción local. De hecho, desde 1903, se celebra cada 28 de julio, la fiesta de Santa Catalina Thomas.

[tg_divider style=»dotted»]

Puerto de Valdemossa

Puerto de Valdemossa – Greg Fellmann

4. Puerto de Valldemossa

El Puerto de Valldemossa es un pequeño puerto pesquero que dice mucho de la profunda tradición marinera de la zona. Está configurado por pinares y acantilados que se abren a calas y playas de aguas transparentes. Son Marroig, en la punta Na Foradada, es una excelente representación de ello.

[tg_divider style=»dotted»]

Fotografía de portada: Veronika Galkina / Shutterstock.com