Viajes y Fotografía, mejor juntos

En esta web hemos encontrado los pilares principales de las entrevistas viajeras: Viajes y Fotografía. Los unos contados con detalle y dedicación,  y las otras como reflejo de un trabajo autodidacta y apasionado. Por ello, vamos a dedicarle no una, si no dos semanas a la experiencia y el trabajo de este viajero de vocación: Antonio Quinzán.
Halconviajes.com Puerto Rico

Surferos en Montañita, Ecuador

Tu primer viaje a París inició esta avidez por viajar ¿También la de la fotografía? ¿Llegó antes o después?

Por entonces yo tenía 17 añitos y tuve la gran suerte de viajar invitado como intérprete de un adinerado familiar. Con esa edad los desayunos a base de ostras con champagne, los espectáculos del Lido en los Campos Elíseos y la belleza de los atardeceres de un París primaveral desde Montmartre me dejaron marcado para siempre. Descubrí que hay muchos mundos posibles y desde ese momento me lancé a descubrirlos.

Tras unos años recorriendo España, a los 23 años salté a los Estados Unidos para viajar por California. A los 27 ya conocía gran parte de Europa y había vivido un tiempo en Londres y de nuevo regresaba al principio, a una vida nómada entre París y Barcelona. Un poco más tarde llegó Asia, África y, sobre todo, el continente americano que no deja de fascinarme. Viajar se convirtió en una forma de vida cuando decidí que eso era lo que quería hacer el resto de mi vida.

Halconviajes_isla_Negra_

Isla Negra, Chile

Mi interés por la fotografía viene de esa época, pero por entonces no tenía dinero para adquirir una cámara aceptable ni para los revelados de los carretes. Mis fotografías de esos años son meramente anecdóticas. La llegada de la fotografía digital supuso un cambio radical y de pronto me vi convertido en el compulsivo usuario de una cámara digital. Sí, soy ese cansino compañero de viaje que sale a hacer fotos cuando fuera está lloviendo o nevando a -30ºC porque a lo mejor ve algo, un rayo de luz que ilumina una escena única. Y es que nunca se sabe.

A día de hoy sólo soy una persona que tiene la suerte de poder viajar y que además intenta hacer algunas fotografías aceptables. He ido desarrollando el ojo a base de ensayo y error, pero mi técnica es la de un autodidacta. Lo que sí tengo claro es que la fotografía de viajes es la que me entusiasma, la que me hace olvidar que existo cuando miro a través del visor.

¿Cuándo y cómo nació viajesyfotografía.com?

Justo en enero www.viajesyfotografia.com ha iniciado su tercer año de andadura formal. Pero ya existía como proyecto anterior con otro nombre y con otros propósitos más de andar por casa. Decidí dar el salto cualitativo y cuantitativo en el momento que adquirí el dominio “viajesyfotografia” que expresa perfectamente a qué está dedicada mi web: viajes y experiencias contadas en primera persona, además de fotografías que quieren aportar ese algo más al relato escrito. Y siempre con un toque personal, real, sincero, comprometido con la realidad que aparece ante mis ojos.

Halconviajes.com Cuba

La Habana, Cuba

Decidí sumergirme entonces en las procelosas aguas de las redes sociales ya que antes no tenía cuentas ni en Twitter ni en Facebook, lo que significaba no existir en el mundo del 2.0. También fue cuando empecé a darle a la fotografía la importancia que se merece, y sigo en ello. Hace un año añadí a la web un apartado blog con WordPress y sigo poniendo al día y renovando los artículos ya escritos. Porque una de las características de viajesyfotografia.com es que suelo regresar a los lugares ya visitados para hacer continuas actualizaciones.

Objetivo Manhattan es tu primer libro de fotografía. ¿Por qué Nueva York como primer destino para esta serie? ¿Qué la hace tan atractiva a los ojos del fotógrafo?

Buena pregunta. Efectivamente lo pensé bastante antes de tirarme a la piscina de la autoedición con un libro de fotografías. Y Nueva York estuvo ahí desde el principio por varias razones. Es una ciudad visitada por 50 millones de personas al año que se dice pronto, generando un interés potencial muy importante.

Pero sobre todo porque es una ciudad a la que viajo asiduamente desde hace unos 20 años, una ciudad que he pateado y recorrido innumerables veces, en todas las épocas del año. Una ciudad que es un espectáculo y que concentra en un espacio relativamente pequeño la diversidad humana y la riqueza cultural de gran parte del mundo.

Halconviajes.com Nueva York

Edificio Chrysler, Nueva York

Pero quería centrarme en Manhattan, en la almendra central de Nueva York, para no dispersarme demasiado. Y en “Objetivo Manhattan” quería mostrar un lugar que aparte de sus atractivos turísticos más conocidos, guarda paisajes urbanos únicos y una riqueza humana sorprendente. El “melting pot” de culturas está presente a cada paso que das en la calle, en cada acera, en cada parque. Y también quería hacer un libro donde se mostrara el ordenado caos, el ruido, el bullicio, la saturación de imágenes, el fluir desenfrenado de la ciudad al mismo tiempo que alguno de sus tranquilos rincones. Por eso no he seguido ninguna orden al colocar las imágenes porque aquí todo es caótico. Un lugar donde es fácil sentirse perdido.

La riqueza visual y el atractivo que tiene Manhattan para alguien con una cámara colgada al cuello resulta innegable y abrumadora al mismo tiempo. Precisamente por ello la selección de imágenes fue muy laboriosa porque tengo miles y siento que se han quedado muchas por mostrar. Pero tenía un espacio limitado.

Te has adentrado todo lo que te has podido permitir en el continente americano. Su diversidad te habrá brindado experiencias de lo más variopintas ¿cuáles son las que más se te han marcado en la memoria?

Halconviajes.com Panamá

Molas (artesanía) en Kuna Yala, Panamá

Efectivamente el continente americano es de una diversidad física, humana y natural inaprensible. Y guardo muchos y buenos recuerdos…y sensaciones inolvidables: el sentirme ridículamente pequeño paseando entre las majestuosas secuoyas en California; o disfrutando de las vistas de Nueva York desde las Torres Gemelas antes de su destrucción el 11-S. Los encuentros con los osos acampado en Yosemite, una maravilla de la naturaleza salvaje tan presente en los grandes parques de los USA. Casi caerme al suelo viviendo un terremoto en Los Angeles; sentir el frío intensísimo y doloroso del invierno paseando a -30ºC en Chicago; sobrevolar en helicóptero el Cañón del Colorado…Y mis encuentros con la Historia al subir a las pirámides de Teotihuacán en México; o al recorrer la Ruta Maya en tramos durante 20 años. Los encuentros con el mundo maya real en Guatemala; descender a la tumba del rey Pakal en Palenque. Sentir el miedo, los temblores y las explosiones de la erupción volcánica del volcán Pacaya subiendo a su cráter. Viajar al pasado cercano en pleno S.XXI por las calles de la Vieja Habana con la música resonando tras cada puerta.

Inolvidables son los choques culturales al encontrarme con los indígenas Emberá o los Guna de Panamá, o con los diferentes pueblos mayas, o los indígenas de las estribaciones andinas…y sentir la punzada del dolor de la miseria inmensa en la que viven muchas personas. Inolvidable también es caminar escuchando sólo los sonidos de las selvas de Centroamérica, las continuas picaduras de insectos, las serpientes… Ver volar el Cóndor a más de 4.000 metros en los Andes mientras el aire parece no entrar en los pulmones; bañarme con delfines salvajes en las playas de la costa norte de Brasil; navegar por el Caribe azul turquesa impulsado por el viento en Puerto Rico…Vivir y disfrutar de  los carnavales de Rio de Janeiro; ver atardecer frente a los moais de Isla de Pascua…

Podría seguir durante días porque las experiencias que se pueden vivir en el continente americano no tienen fin. Espero seguir disfrutando de ellas durante mucho tiempo.

Artículos relacionados