Vuelve la Feria de Abril a Sevilla

sevilla-portada

Como cada año, la fiesta más grande de la ciudad hispalense y de Andalucía vuelve para el deleite de los sevillanos que la esperan con una gran expectación como a ninguna otra celebración. Este año, el inicio se da dos semanas después de la Semana Santa, entre el 21 y 26 de abril, en el tradicional Real de la Feria en el barrio de Los Remedios. ¿Te animas a pasar unas vacaciones durante la Feria de Abril 2015?

Es difícil no dejarse entusiasmar por la alegría que caracteriza a esta fiesta, cuyo pistoletazo de salida está reservado para “El Alumbrao”, una de las palabras más autóctonas de Sevilla y que simboliza el comienzo oficial de las fiestas. Este momento especial es cuando el alcalde enciende las miles de bombillas que alumbrarán la Portada, la estampa más fotografiada de las fiestas. La Portada de 2015, diseño de Joaquín de Alba, se inspiró en el Museo de Bellas Artes y en el neobarroco sevillano. La cita es el martes 21 de abril a las 00:00 horas, la legendaria noche del “pescaíto frito”.

Cómo moverte por la Feria de Abril

El recinto de la feria de reparte en dos secciones principales y la primera de ellas es el Real de la Feria. Tras pasar la Portada, se abre una mini ciudad repleta de casetas, sin duda el sitio donde se vive la fiesta más intensamente. Sus calles, adornadas con miles de farolillos, dan acceso a estos armazones de hierro cubiertos de lona de decoración andaluza, donde se come, se bebe, se baila y se vive la parte más social y divertida de esta fiesta. Este año habrá un total de 1040 casetas, la mayoría privadas, aunque existen una serie de casetas donde la entrada es pública.

La segunda sección se llama “La Calle del Infierno” y consiste en un emocionante parque de atracciones de 300.000 metros cuadrados, con juegos de azar, casetas de tiros, norias, pistas de coches y la carpa del circo, con payasos, acróbatas y animales. Entre los “cacharritos” o atracciones ambulantes más tradicionales, están los coches locos, el gusano loco, el tiovivo, el tirachinas o la mansión del miedo. No faltan las buenas raciones de churros y el algodón de azúcar.

La feria comienza a cobrar vida a partir de mediodía, cuando comienza el tradicional desfiles de caballos y enganches, el único medio de transporte permitido dentro del recinto ferial. Los cocheros, con su traje de corto y sombrero de ala ancha, conducen los carruajes acompañados de guapas flamencas. Entre los caballos, adornados con sus borlas y campanillas, destacan los de raza árabe y cartujana.

sevilla-feria

Los carruajes acreditados hacen su tradicional paseo a lo largo de todas las calles de la Real de la Feria, y como indica la legislación, solo se permite un número máximo de 700 durante un mismo día. De esta forma, las matrículas pares e impares se van alternando cada día. La exhibición de enganches tiene lugar entre las 12:00 y las 20:00 horas.

Al llegar la noche y tras finalizar el desfile de carruajes, es cuando se anima aún más el ambiente, momento en el que el cante y el baile por sevillanas se adueñan del lugar. Para mantener el tipo y la energía durante la feria de abril, conviene probar los productos más típicos de la fiesta: jamón ibérico, tortilla, boquerones, calamares y otros platos servidos a ciertas horas del día como las papas con chocos, garbanzos con bacalao o el tradicional caldo de puchero. De postre, buñuelos o churros bañados con chocolate caliente y para beber, un rebujito (vino manzanilla con gaseosa).

La feria termina oficialmente el domingo 26 de abril a las 24:00 horas con el espectacular despliegue de los fuegos artificiales que desde 1864 son los encargados de cerrar oficialmente una fiesta, donde la diversión y la tradición se juntan y constituyen una de las celebraciones más autóctonas y famosas de nuestra geografía.