Winvian, un helicóptero-hotel

¿Cuál es el hotel más insólito en el que te has alojado? ¿Hasta dónde te llega la imaginación en lo referente a sitios raros donde pernoctar durante unas vacaciones? Sean cuales sean tus respuestas, seguro que te sorprenderá el Winvian, un helicóptero-hotel asombroso y sugestivo que hay en Estados Unidos.

BlogHalconviajes-Wiinvian un helicoptero hotel

EL helicóptero-hotel Winvian de Estado Unidos

Como sabes, es toda una tendencia eso de reciclar viejos transportes para que empiecen una nueva vida, cambiando su uso original por otro al servicio de la hostelería. Se empezó haciendo con edificios (castillos, palacios, faros, plazas de toros…) y otros sitios poco convencionales (tubos de hormigón, toneles…) y desde hace un tiempo les ha llegado el turno a aviones, trenes, barcos y autobuses.

Lo original en este caso es que se trata de un helicóptero que fue utilizado durante años por los guardacostas y que tras languidecer en Arizona en un aeródromo para naves retiradas, fue rescatado -no deja de resultar irónico, teniendo en cuenta su uso anterior- por las dueñas del hotel Winvian Farm.

Winvian es el acrónimo de Winthrop y Vivien Smith, un matrimonio que dejó su granja a sus hijas Maggie y Heather, quienes decidieron transformarla en un alojamiento poco común. Convocaron un concurso de arquitectura y el proyecto ganador supuso la construcción de una veintena de cottages, todos diferentes entre sí.

Pero la propiedad daba para más, pues consta de 46 hectáreas e incluso está asomada a un bonito lago, el de Beaver Pond. Así que tuvieron la ocurrencia de añadir algunas dependencias más bajo el prisma de que debían ser algo especial, distinto y divertido: una cabaña en la copa de un árbol, otra de piedra…

Helicopter, que es como se llama el helicóptero-hotel, fue la guinda de ese estrambótico pastel. El aparato, modelo Sikorsky Sea King Pellican del año 1968, fue colocado en un granero y su interior debidamente reacondicionado para transformarlo en una especie de sala de estar, con pantalla de plasma, sofá, butacas e incluso una pequeña cocina. La cabina se ha conservado intacta porque siempre es lo que más llama la atención.

El dormitorio y el baño está fuera del helicóptero- hotel pero al lado, en el mismo pabellón, de manera que puedes dormir o ducharte contemplando el impresionante aparato, que tiene toda la apariencia de estar dispuesto para el despegue en cualquier momento.

Si te atrae la idea de pasar una noche allí la dirección es 155 Alain White Road, en Litchfield Hills, Morris (Connecticut). Está muy cerca de la Ruta 63. Ahora bien, la tarifa ronda entre los 400 y los 700 dólares.