Wroclaw, una maravilla escondida en el sur de Polonia

Breslavia, o Wroclaw en polaco, es una ciudad del sur de Polonia en la que la Historia se puede respirar en cada calle por la que se pasea. Una ciudad que ha sabido reconvertirse, luchar por su identidad y, ahora, en 2016, ostenta la Capitalidad Cultural Europea junto con San Sebastián.

Viajar a Polonia es uno de los destinos de moda de este verano 2016. Superadas ya todas las heridas que dejó la II Guerra Mundial entre sus ciudades, su población y su ánimo, este país centroeuropeo tiene mucho que decir y que mostrar al mundo.

Una de las ciudades que precisamente más están dando de hablar en este año es Wroclaw, al sur del país. Y sus motivos son potentes: es la Capital Europea de la Cultura y, además, acaba de ser nombrada por la UNESCO como la Capital Mundial del Libro. También es conocida como «La Venecia del Norte», por todas las pequeñas islas, puentes y canales que están unidos entre sí. ¿Qué puedes ver en Wroclaw?

Qué ver en Wroclaw

1.- Catedral de Wroclaw

Wroclaw

Este monumento de la ciudad polaca es todo un hito de la fuerza de superación tras la devastación. Durante la II Guerra Mundial fue prácticamente destruida en su totalidad (aunque también había sufrido destrozos anteriormente), así lo que hoy en día se erige como la sede de la archidiócesis católica de Breslavia no fue terminada de reconstruir hasta 1951, aunque sus torres no estuvieron listas hasta 1991.

2.- Ayuntamiento de Wroclaw

Wroclaw

Sin duda, el edificio que más historia ha vivido. Está ahí desde el principio de los tiempos de la ciudad de Breslavia. De hecho, su construcción se desarrolló durante 250 años, ni más ni menos. Para hacerse una idea, la Gran Pirámide de Guiza tardó en construirse 20 años. Sin embargo, no es que los constructores tardaran tanto tiempo por sus propios planes, sino todo lo contrario: no había planes. El Ayuntamiento se fue construyendo en función de las necesidades de cada momento: si hacían falta más habitaciones para los concejales, se construían; un salón de plenos, se construía.

Y así hasta hoy en día, donde este edificio histórico alberga el Museo de Arte Burgués, un restaurante en su sótano y ha sido utilizado durante numerosas ocasiones para rodar películas o escenas de series. Su acceso está abierto a los turistas.

3.- Plaza del mercado de Wroclaw

Wroclaw

Justo en frente del ayuntamiento de Wroclaw está la plaza del mercado, uno de los lugares más emblemáticos de la ciudad y con más animación. Algunas voces dicen que tiene incluso más ambiente que el de Varsovia y el de Cracovia, y es considerado como una joya dentro de los mercados de todo el viejo continente.

Entre sus edificaciones se pueden encontrar algunas de diversos épocas de la historia: góticas, medievales y hasta renacentistas que, junto con los colores que adornan muchas fachadas, otorgan a este lugar un aura especial y lleno de significado.

4.- Partisan Hill

Wroclaw

Partisan Hill, o Wzgórze Partyzantów por si lo quieres decir en polaco, son las antiguas ruinas de los fuertes militares que estaban ubicados en esta parte de la ciudad en el S.XVI. Fueron construidos entre 1594 y 1598 y su misión era proteger al centro de la ciudad de las invasiones. Evidentemente, sus funciones, como demostró la historia siglos más tarde, eran muy limitadas para lo ejércitos modernos. Si uno se abstrae, se podría decir que incluso se parece hoy en día a la Plaza de España de Sevilla.

5.- Torre del agua

Wroclaw

La Torre del Agua de Wroclaw es una edificación de principios de S.XX diseñada por un arquitecto local que también diseñó, entre otras, la facultad de ingeniería de la Universidad de la ciudad. Aunque en un principio esta torre cumplía con su objetivo primordial, servir de agua a la ciudad, después cayó abandonada. No fue hasta 1995 cuando una compañía inversora se hizo con ella y montó en su interior un restaurante llamado Wieża Cisnień desde donde se pueden ver las vistas de la ciudad.